Se encuentra usted aquí

Arado solar

Os presentamos un 'invento' que hace uso de la energía solar para labrar. Una muy buena alternativa para la labranza con tracción [uso y explotación] animal. Pese a que somos conscientes que una tierra no labrada es prácticamente impracticable a corto plazo para usos agrícolas, conste decir que no somos partidarias de las técnicas de laboreo convencionales, que se suceden año tras año, las cuales consideramos tanto agresivas con la tierra como un despilfarro de recursos, tiempo y energía.

ENTREVISTA CON DAMIÀ BOVER, INVENTOR DEL PRIMER ARADO SOLAR

[ http://www.crisisenergetica.org/forum/viewtopic.php?showtopic=83218 ]

Por fin, el martes 11 de octubre del 2011, me pude reunir por primera vez en persona con Damià Bover, el inventor del primer arado solar, aún prototipo, pero prototipo que funciona.

En una llamada telefónica a última hora del domingo 9, concertamos la reunión en la mañana del martes día 11, en la finca ecológica Son Durí, propiedad de la familia Bover, agricultores de toda la vida, de los de siempre. Y es que Damià es ante todo y sobre todo un agricultor. “A los tres años, mi padre me sentaba sobre sus rodillas en el tractor mientas araba la finca”, me dijo a lo largo de su exposición.

Así que, después de atender a mis inexcusables obligaciones empresariales (tenía que entregar una barca que había alquilado a las diez de la mañana), a las once en punto emprendí viaje desde el Port de Pollença hasta Vilafranca. Era una cálida y soleada mañana de ¿otoño?, en la que el calor reinante nos daba claras señales del cambio climático en el que estamos irremediablemente inmersos.

Después de atravesar Sa Pobla, Muro, Santa Margalida, Petra, llegué a los alrededores de Vilafranca, y después de preguntar en S’Hort Verd, una tienda de productos locales situada en el cruce de la autovía Palma-Manacor, llegué a Son Durí, sobre las doce del mediodía.

Allí me esperaba Damià, y tras un breve saludo y una breve presentación por mi parte de quien era yo, y de que me había llevado hasta allí, Damià comenzó su lenta, reflexiva, documentada y continuada exposición. Sin más pausas que las necesarias para respirar, ordenar el hilo del discurso, y permitirme alguna breve reflexión, pregunta o petición de aclaración de algo que yo no había entendido bien. Retomando un concepto fundamental en el que basa Damià la filosofía de su proyecto UTOPUS, diríase que es una SLOW MACHINE parlante. Haciendo honor a la segunda ley de Newton, en la que se define que el Impulso es igual a la Fuerza por el Tiempo, Damià razonaba lenta pero continuadamente, sin prisa, pero sin pausa.

Después de remontarse a los orígenes de la ardua tarea de labrar (en los orígenes con tracción humana, más tarde ayudado por animales) en el siglo XIX se unieron los descubrimientos del arado moderno y la tracción mecánica, primero a vapor y más tarde con el motor de explosión, tecnología que es la que perdura optimizada en la actualidad. A principios del siglo pasado se inventó el rotocultor, y hasta la fecha son las dos únicas alternativas que se utilizan en la actualidad para labrar.

En la observación del actual sistema de labrar con tractores, Damià constató que de la energía total que se emplea, tan sólo la tercera parte se utiliza efectivamente para labrar. Las dos terceras partes restantes se emplean en movilizar las inmensas moles de los tractores que son indispensables para poder evitar el deslizamiento de las ruedas.

Y aquí aparece una formulación revolucionaria y radicalmente distinta del actual modo de hacer las cosas.

Hasta ahora el enfoque del desplazamiento es horizontal: la rueda se mueve siguiendo un plano horizontal.

Damià utiliza en su proyecto UTOPUS un enfoque de desplazamiento vertical: como el que se utiliza en la escalada para ascender. Primero fija un punto de apoyo en la parte delantera y a partir del mismo tracciona la parte trasera del equipo hacia adelante; seguidamente fija un punto de apoyo en la parte trasera, y a partir del mismo empuja hacia adelante la parte delantera. O viceversa. Y así sucesivamente.

Este revolucionario procedimiento le evita el tener que dotar de un lastre innecesario a su arado, eliminando de forma prácticamente total los deslizamientos, y utilizando toda la potencia del arado en su función esencial: labrar.

Con ello, sea cual sea el sistema de propulsión que utilicemos reducimos el consumo energético a un tercio.

Otro aspecto importante del proyecto UTOPUS es el de considerar el consumo energético como la variable principal a optimizar.

Para ello recurre a la ecuación de Gorjatschkin en la que se determina la fuerza de arar, y en la que se explicita, que la misma, además de otros factores, es directamente proporcional al cuadrado de la velocidad.

Deduce de la misma que la velocidad óptima de arado para minimizar el consumo energético es de 1 m/s, esto es, unos 3,6 km/hora, por lo que al doble de velocidad (7,8 km/hora), el consumo es cuatro veces mayor, y a 15,6 km/hora el consumo energético es ¡¡¡16 veces mayor!!!

Es obvio que el actual paradigma económico, en el que hasta ahora el coste energético era despreciable, y había que reducir al mínimo la fuerza de trabajo (para aumentar la rentabilidad del capital, o lo que es lo mismo pero dicho con otras palabras más claras y sangrantes, AUMENTAR LA EXPLOTACIÓN DE LOS TRABAJADORES), nos ha llevado al absurdo de construir súper tractores que alcanzan los ¡¡¡25 km/hora!!!, mientras que la población ociosa en paro aumenta sin cesar en todas las latitudes:

¡¡¡DERROCHAMOS ENERGÍA PARA ENVIAR GENTE AL PARO!!!

El proyecto UTOPUS tiene un enfoque radicalmente diferente: prioriza el ahorro energético y la sustitución de la energía fósil por energía renovable.

Es lo que Damià denomina “SLOW MACHINE”. Y de acuerdo con la segunda Ley de Newton consigue el mismo Impulso (Momento de Inercia) aplicando una fuerza menor durante un mayor período de tiempo.

A partir de ahí podemos seguir asumiendo el paradigma actual capitalista y automatizar su prototipo (¡y seguir mandando legiones de seres humanos al paro y a la miseria para que cuatro c… se sigan enriqueciendo!), o emplearlo en cultivos a pequeña escala, ecológicos y en los que la dimensión humana del agricultor sea esencial.

Si tenemos en cuenta que del total de las labores agrícolas en las que necesitamos utiizar energía, empleamos el 50% en labrar, el ahorro energético es considerable. En especial si utilizamos, como es el caso del PROYECTO UTOPUS, energía solar para dicho cometido. Y no hay que descartar que los principios del PROYECTO UTOPUS no puedan emplearse igualmente para el resto de las labores agrícolas: siembra, abonado, fumigación y recolección.

Con toda seguridad podemos estar entrando en una nueva era agrícola, en una nueva REVOLUCIÓN AGRARIA.

Muchos más fueron los conceptos que Damià fue desgranando durante las dos horas que duró la exposición, y de la que, conscientemente, no tomé ninguna nota escrita: lo que yo buscaba de dicha reunión era analizar y comprender los principios de su PROYECTO, y para eso era mejor dejar que los mismos quedasen grabados directamente en la memoria con toda su potencia.

Tiempo habrá para ir desgranando uno a uno todos los interrogantes que se susciten, todos los detalles en los que sea necesario profundizar, que no serán pocos.

Pero corto por hoy mis reflexiones sobre el tema, pues quiero haceros partícipes de las mismas cuanto antes, sin más dilación.

Volveré…

Solidaridad, Salud y Salu2.

Port de Sóller, a 15 de octubre de 2011

AMADEUS