Se encuentra usted aquí

topos y topillos en la huerta!

Es muy frecuente, y deseable normalmente, que las huertas sean frecuentadas por animales, pero algunas veces estas visitas pueden ser algo desastrosas para nuestros cultivos. Los animales poco entienden de conceptos como el de "propiedad privada", y pensandolo un poco, ¿quienes somos nosotras para decirnos dueñas de de algo y excluir a otros seres de su uso?

El caso es que al llegar la primavera podemos encontrarnos con nuestra huerta llena de pequeños túneles y galerias. unos visitantes acaban de llegar, y pueden poner en peligro parte de nuestra cosecha, son los topos o topillos. Bajo estos nombres se encuentran animales tanto de la familia de los topos (talpidae) como otros roedores (topillos). Las molestias sobre todo son el primavera y suelen aminorar en verano.

Estos animalitos suelen ser muy persistentes, uaunque básicamente se alimenten de lombrices y larvas, completan su dieta con 'raices', y como les de por hacer su morada en un bancal... sus resultados productivos pueden verse muy , pero que muy seriamente mermados.

Os proponemos una serie de métodos incruentos que hemos recopilado, para ponerlos a raya, su eficacia no es universal, pues pueden funcionar mejor con unas especies que con otras. Provaz, experimentar y si teneis resultados (buenos o malos) no dudeis en comentárnoslos.

  • Enterraremos dos o tres botellas de cava,justo al lado de la topera,dejando a la vista sólo,tres o cuatro centímetros de cuello. Las pondremos en todos los lugares donde aparece una entrada o salida de galerías.El sonido producido por el viento cuando se introduce dentro de la botella es incomodísimo para los oidos súper sensibles del topo que comenzará a cambiar su morada donde este fenómeno no ocurra.
  • Otro método es introducer varitas de saúco en las entradas y salidas de las galerías. La medida ideal es de 40 cm. Cuanto más introduzcamos la varilla dentro de la galería o la entrada de la topera,mejor. La sustancia y olor que genera n las varillas de saúco son muy desagradables para el topo.
  • Existen ahuyentadores de ondas ultrasónicas, pero parece que incluso los molinillos de viento infantiles clavados en el suelo les resultan molestos.
  • También existen en el mercado trampas para cogerlos sin matarlos y poder liverarlos más tarde y lejos.
  • Bolitas de alcanfor en los túneles: retira la tierra de todos los montoncitos y busca el agujero. Pon en cada uno una bolita de alcanfor o naftalina - de la que se usa para conservar la ropa- y vuelve a tapar con algo de tierra de la retirada. Huyen de este olor.
  • Los repelentes naturales también ayudan y se pueden plantar narcisos, scilla siberica, caléndulas, alliums y fritillarias. La higuera del diablo y el estramonio, también conocido como hierba topera, plantadas alrededor de la zona que quieres proteger mantendrá lejos a los topos, pero conviene advertir que estas dos últimas son tóxicas. También la Euphorbia lathyris,(Tártago), de la familia de la yuca, sus raices contienen una sustancia que a los topos no les gusta nada.