Se encuentra usted aquí

Hacer un cubo para bokashi casero

Compostar en casa puede ser algo complicado si no contamos con un mínimo de terreno o por lo menos una terrazita...  Todos aquellos que vivimos en pisos, o incluso establecimientos de comidas, podemos usar nuestros residuos para producir bokashi.

Precisaremos de un recipiente especial para ello, especial, pero muy fácil de hacer.

Necesitaremos un cubo con tapa (lo ideal es que cierre muy bien), un tapón, un plato de plástico o plato recoge agua para macetas:

El plato tiene que poder ajustarse más o menos al interior del cubo, para crear una pequeña cámara dónde se depositarán los lexiviados. Agujereamos el plato y adaptamos para este fin.

Ahora perforamos el cubo por la base, lo mas hacia la base que podamos, hasta que nos ajuste el tapón, esto nos permitirá sacar los lexiviados que se formen durante el proceso.

Colocamos plato, puede que tengamos que adaptalo, para que no moleste el tapón, rompiéndolo un poco más.

Ya esta! A colocar en la cocina. Para facilitar quitar el líquido que van drenando los restos de comida es mejor colocarlo en alto.

Dependiendo de si contamos con bokashi sobre salbado, microorganismos efectivos o tierra de bosque los usaremos alternándolos con los restos orgánicos en capas, en el caso de microorganismos efectivos con unas gotas bastan.

Los restos orgánicos que echemos es muy buena idea que sean lo más pequeñitos posibles. Tras cada capa vertemos el inóculo de microorganismos que tengamos y aplastaremos un poco.

Quitaremos los lexiviados con tanta frecuencia como podamos, una vez mínimo a la semana. Este líquido es un excelente fertilizante, pero tiene que emplearse muy diluido, también nos sirve para desatascar y limpiar las cañerias.

Una vez tengamos el cubo lleno continuaremos quitando el líquido.

Podremos usarlo sobre un mes despues de llenarlo, al abrirlo no debe de oler mal, en caso de oler mal se produjo putrefacción en vez de fermentación, o sea que algo hicimos mal, pocos inóculos de microorganismos, entro aire o contaminantes...

Al terminar el proceso continuaremos viendo los restos orgánicos, pues sólo han fermentado, aún queda un tiempo hasta su descomposicón.

Se puede usar para aportar al compost, acelerando su formación, o bien directamente enterrandolo unos centimetros mezclado y totalmente cubierto por tierra. No plantes nada encima hasta pasado un mes, puedes plantar tras colocarlo a una distancia de 20 centímetros, tardará de unas 6 a 8 semanas en descomponerse totalmente.

Un par de cubos adaptados pueden bastarnos para gestionar nuestros residuos orgánicos y tranformarlos en bokashi.

Recuerda que tras vaciarlos hay que limpiarlos.

Podeis practicar ingles por aqui: USING THE BOKASHI BUCKET