Se encuentra usted aquí

agricultura ecológica... si, pero ¿cómo de ecológica?

Si echamos un vistazo rápido al comienzo de la definición de "agricultura ecológica" de la wikipedia:

La agricultura ecológica, o sus sinónimos orgánica o biológica, es un sistema para cultivar una explotación agrícola autónoma basada en la utilización óptima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos de síntesis, u organismos genéticamente modificados (OGMs) -ni para abono ni para combatir las plagas-, logrando de esta forma obtener alimentos orgánicos a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente. Todo ello de manera sostenible y equilibrada.

Aparece una clara referencia a no "emplear productos químicos de síntesis", los llamados agroquímicos, por su nocividad para la salud y para el equilibrio del entorno. Esto es algo que intuimos todas que tiene que tener por base este tipo de agricultura, ahora la cuestión es, ¿qué fertilizantes se estan empleando?

El ferilizante más empleado en la agricultura ecológica convencional suele ser estiercol procedente de animales. En su mayoría estos abonos proceden de la ganaderia convencional, de animales frecuentemente estabulados, alimentados con piensos con generosas dosis de químicos. esto sin contar los frecuentes aportes de huesos machacados o sangre como fertilizantes.

Parte de los compuestos químicos para alimentar y prevenir enfermedades en el gando, son absorvidos por el animal, recordemos que es su mayoria son bioacumulables, o sea que tienden a quedarse en los organismos vivos, otros son escretados. Estos últimos terminan abonando supuestos cultivos orgánicos y acumulandose en supuestas verduras libres de química. Cómo resultado final, estos vegetales no son ni tan sanos ni libres de quimica extra como dicen vendernos.